1. Reiki: Es también una forma de sanación y apoyo para cambiar las conductas y actitudes que deseamos erradicar de nuestra vida (tabaquismo, alcoholismo, drogadicción, etc.). Produce resultados tan asombrosos, que se ha introducido amplia y rápidamente en occidente.
  2. Enfermedad: Los desequilibrios energéticos internos, bloqueos energéticos, causan la pérdida de la salud en sus aspectos físico, mental, emocional y espiritual, o si hablamos más correctamente, tendremos que decir que los desequilibrios energéticos producidos en nuestro sistema espiritual-emocional, provocan un desequilibro mental al agravarse y este a su vez provoca una enfermedad física. Es por esto que la enfermedad física es el último estadío en el proceso de desequilibrio energético.
  3. La sanación energética: Reiki forma parte de las técnicas que usan la energía para curar. Es una de las técnicas más sencillas y eficaces. Con el empleo de Reiki, podemos ir transformando los desequilibrios físicos, e ir sanando poco a poco los desequilibrios, mentales, emocionales y finalmente espirituales.
  4. Los tratamientos Reiki: Tienen por objetivo integrar e interactuar en forma armoniosa el Rei, la energía del universo, con el Ki, la energía vital interna de los seres vivos.